Quiero ser mujer.- Yo Maté a Liberty Valance, el cine visto por Javier Somoza

Afortunadamente vivimos en una sociedad que cada vez acepta y entiende con mayor facilidad que hay mujeres que han nacido en un cuerpo equivocado y viceversa. Y también comprende que la necesidad de una operación de cambio de sexo es vital para ellos.

Pero aun así, no dejamos de sorprendernos cuando esto pasa con algún famoso. Este es el caso de Larry Wachowski y Michael Cimino, dos directores de distintas generaciones que cansados de ser hombres, decidieron romper con todo y pasar a llamarse Lana y Elizabeth.

 

Empecemos por Larry/Lana, es uno de los hermanos Wachowski, que hicieron un buen debut en la gran pantalla con la muy entretenida Lazos ardientes. Pero como de verdad se situaron en el mapa cinéfilo mundial fue con la enorme revolución que supuso Matrix. El film los elevo a la categoría de dioses, pero los dos siguientes Matrix fueron una profunda decepción artística que no comercial. Su siguiente película, Speed Racer, si que fue una decepción en todos los aspectos. El fracaso en taquilla fue tan grande (costó 120 millones y recaudó 43 en USA) que los mantuvo en el dique seco hasta ahora, y han pasado casi cinco años.

En ese tiempo, Larry decidió convertirse en Lana. Debió de ir a un cirujano plástico de renombre por que la dejó de maravilla, en el sentido de que no parece que antes fuese un hombre. Incluso está mucho mejor que como Larry, que tenía una cara muy rara.

Los Wachowski nunca dan entrevistas y mantienen un halo misterioso a su alrededor que ha magnificado su mito. Pero con motivo de su próxima película han decidido gravarse comentándola junto a Tom Tykwer, también codirector del film. Así que, ademas de promocionar El atlas de las nubes, Lana se mostró con toda naturalidad, tal y como es ahora, a todo el mundo.

 

 

Michael Cimino fue muy famoso en los 70 por dos cosas. La primera, por crear esa obra maestra llamada El cazador. Enseguida se consagró como uno de los mas grandes, a la altura de Scorsese o De Palma. La segunda, por que, tan sólo dos años después, arruinó a la Universal con La puerta del cielo. Este mastodónico proyecto fue el mayor fracaso de la historia, (costó 44 millones de dolares de 1979 y recaudó, en USA, tres). Por su culpa se acabó una gran época en Hollywood en la que el director era la estrella y tenía más poder que los propios estudios. Pues él acabó con todo, pero eso es otra historia. Cimino fue repudiado por todos, se le consideraba un director endiosado y sin control sobre sus proyectos. Tardaría cinco años en volver a dirigir, pero sólo films intrascendentes y muy de vez en cuando.

Llevaba 16 años sin trabajar y desaparecido. En todo ese tiempo que estuvo ninguneado, deprimido y aislado, algo pasaría por su cabeza que le hizo romper con todo, incluso con su sexo.

El caso de Cimino es mucho más sorprendente que el de Wachowski. Primero por la edad, Cimino ya tiene 73 años frente a los 46 de Lana. ¿Cómo ha tardado tanto en sentirse mujer? Segundo, por que era un tipo duro, con unas fracciones totalmente masculinas (lo contrario de Larry, que era bastante afeminado) incluso se parecía algo a Sylvester Stallone. Y tercero, por que mientras Lana parece realmente una mujer, Cimino debió de ir a un cirujano más económico, que lo dejó con un aspecto similar a … ¡¿Yoko Ono!?

 

En fin, Hollywood es así, un mundo que está habituado a cosas que ni concebimos.

 

Por Javier Somoza

Anuncios

Etiquetas:, , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: