La Vorágine – por María Nieto Díaz

EXIJO UNA EXPLICACIÓN

Exijo una explicación. Creo que nos la merecemos como ciudadanos.

Claro, como estamos en esta etapa de crísis y recortes, que cada día nos tiene en un “ay”, pues el tema ha pasado desapercibido, pero, señores, no es cosa de chiste. Vamos a ser el hazmereir del mundo conocido –y del desconocido también-.

¿Que no saben de qué les hablo?

Pues de esto…

… “Esto”, que no tiene calificación posible, es la equipación oficial de los olímpicos españoles para los Juegos de Londes 2012. Con un par.

Confieso que, como casi todos, he llegado tarde a esta información. Concretamente seis meses tarde, porque he descubierto este despropósito de fibras sintéticas y colores imposibles esta misma semana, cuando, oh, sorpresa de las sorpresas, resulta que el COE (Comité Olímpico Español), lo presentó el pasado mes de noviembre.

Y lo presentó así, tal cual, como lo ven: sacó tres maniquíes de SEPU (en paz descanse) a la calle, los vistió con “esto”, y ala, a sacar fotos.

No se asusten, que no hay que enviar a la hoguera a ningún diseñador patrio. Eso es lo peor de todo. En un país en el que no hacemos más que reivindicar que lo nuestro también vale, en el que hemos invertido cantidades indecentes de dinero en financiar el trabajo de nuestros diseñadores para relanzar la “Marca España”, donde hemos llegado a tener tres pasarelas compitiendo entre sí y donde residen las tres marcas pret a porté más importantes del mundo. En esta España nuestra donde la imagen mediática de Doña Leticia se fundamenta, en parte, en su acertada elección de la moda patria, aquí, insisto, nuestro COE ha encargado el diseño de la ropa que lucirán nuestros olímpicos a… Bosco.

Y no, Bosco no es un nuevo diseñador del que aún no han oído hablar. Bosco es una marca de ropa “deportiva” rusa, de, ahora lo sabemos, dudoso gusto.

Se me escapan las razones por las que no se contactó con David Delfín, con Modesto Lomba, con Agatha Ruiz de la Prada, con Ana Locking, con Antonio Pernas… o con Inditex, qué coño, que también es Española. Se ve que el COE entendió que un diseñador extranjero captaría mejor la idea de la “Marca España”. Espero que no sea cierto, porque si la idea que los rusos tienen de España es esta, yo pido mi propia extradición mañana, vamos.

No he logrado averiguar cuánto ha costado este despropósito, pero si ha costado un euro me parece un euro más caro de lo que deberíamos pagar.

Háganse a la idea, por favor, porque me siento sola en mi cruzada contra el mal gusto. Imagínense a nuestros olímpicos. A Nadal. A Antonio Reina. A David Cal. A María Fuster. Todos esos hombres y mujeres extraordinarios, desfilando en la Ceremonia Inaugural, enarbolando con orgullo la bandera.

Delante de ellos va la selección de olímpicos inglesa, luciendo diseños de Stella McCartey (verídico). Tras ellos, los italianos hacen gala de sus uniformes firmados por Armani (verídico). Cierra el grupo una triunfante USA que destaca el espíritu americano de su atuendo firmado por Ralph Lauren (verídico)…

… y los nuestros, ganadores de medallas, triunfadores en sus disciplinas, los mejores entre los mejores, llevan puesto un chándal que le mete miedo al miedo y una falda que no se sabe si es un disfraz o un descarte del vestuario de “Cuéntame”, firmados por un tal Bosco. Y esto también es verídico, que Dior nos pille confesados.

Habrá quien me tache de frívola –lo soy, lo soy-, y asegure que lo importante es la competición, el espíritu olímpico, la deportividad… no les quito razón, eso es cierto. ¿Pero es necesario envolver todo eso en el peor diseño de todos los tiempos? ¿Es necesario que los magníficos brazos de Nadal luzcan ese repujado imposible en su chaqueta de chándal? Es que no veo la necesidad.

Mi abuela, una mujer muy sabia que cose maravillosamente, me corregía de pequeña las “labores” mirándolas por el revés. Decía que no debía distinguirse un lado de otro, y añadía siempre “las cosas bien hechas, bien parecen”.  Me he grabado esa frase a fuego en el cuerpo.

Pues esto no está bien hecho, y creo que es tan evidente que duele. No sé quién dió el visto bueno a esta equipación, pero espero de todo corazón que le hayan apartado de su cargo, y que el resto de sus días se vea obligado a vestir sólo estos engendros. Así aprenderá.

Creo que merecemos una explicación. Y, ya de paso, una rectificación, que seguro que estamos a tiempo. Propongo como alternativa que nuestros olímpicos salgan en camiseta y vaqueros de Zara, o envueltos en la bandera, rollo portada de Interviú. Desde luego estarían más dignos.

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: